Modo Nocturno

Hackers reclaman pagos en Bitcoin

A pesar de que la tecnología ha funcionado de una forma excelente para avanzar en diferentes ámbitos de la vida y obtener una mayor cantidad de facilidades en cuanto a las situaciones cotidianas. No obstante, también existe una parte oscura que nos puede perjudicar seriamente. En este lugar habitan los hackers, que son criminales de la red que pueden realizar un sinfín de delitos a cambio de obtener información privilegiada.

Un ataque cibernético

Hace algunos días se hizo viral la noticia de que el sistema de tranvías de Dublín fue atacado por hackers. Este proceso fue llevado a cabo en la página web de dicho servicio y los hackers tuvieron la oportunidad de comunicarse con los empleados del sistema, para llegar directamente a los directivos. En esta oportunidad los atacantes pidieron un “rescate” para no publicar la información privada que obtuvieron en este proceso.

Lo más increíble acerca de este asunto es que, las personas responsables de este ataque demandan un par de bitcoins como pago para que no se publique la información obtenida. En definitiva, ha sido una situación realmente extraña, aunque no ha sido la única. A finales del 2018 también se presentó una situación similar en Estados Unidos.

¿Cuál fue la causa del ataque?

No obstante, un dato particularmente interesante acerca de este tema es que los hackers aseguran que el ataque fue llevado a cabo por en el sistema de tranvías no responden las quejas de sus usuarios. De hecho, esta persona en específico asegura que realizó una demanda y jamás le dieron una respuesta para responderla. Gracias a esto secuestró la página web del sistema de tranvías.

La solución al ataque

A pesar de que esto sucedió hace apenas unos días, lo cierto es que la página web de Luas les comunicó a sus usuarios que no se metan en el sitio durante estos días, hasta que el inconveniente quede completamente resuelto. Esto se debe a que las personas pueden sufrir consecuencias debido a esto y es imprescindible evitarlo a toda costa. En definitiva, es algo que no deben pasar por alto bajo ninguna circunstancia.

Los secuestradores también han evolucionado gracias a la tecnología.